por Antonio López-Peláez

No tiene nada de extraño que quienes se ganan la vida haciendo predicciones mantengan su prestigio intacto a pesar de equivocarse prácticamente siempre. Toda la habilidad que les falta para acertar les sobra para intuir lo que su público quiere oír.