por Antonio López-Peláez

Lo que educa no son las escuelas. Son las bibliotecas.