por Antonio López-Peláez

Nadie cree a solas. El devoto no sólo aspira al vínculo con Dios, sino también -y no en menor medida- con sus hermanos de credo. La fe es compartida o no es fe.