por Antonio López-Peláez

La práctica totalidad de aquellos que han detentado el poder coinciden en afirmar que las apariencias engañan y el margen real de maniobra de que se dispone resulta angustiosamente estrecho. Por suerte para todos.