por Antonio López-Peláez

La pobreza y la ignorancia no son el caldo de cultivo para el fanatismo religioso. El fanatismo religioso es el caldo de cultivo para la pobreza y la ignorancia.