por Antonio López-Peláez

Lo dijo el fundador de la dinastía Rothschild, que algo sabía acerca del tema: El mejor momento para hacer negocios es cuando empieza a correr la sangre por las calles.