por Antonio López-Peláez

La felicidad no se experimenta. Sólo se rememora.