por Antonio López-Peláez

Cuanto más amenazada e indefensa se siente una sociedad, más feroz y despiadada se vuelve su religión. El favor perdido de los dioses sólo se recupera con sangre.