por Antonio López-Peláez

La idea de sustituir la experiencia religiosa por la experiencia estética resulta tan manifiestamente estúpida que sólo un intelectual puede llegar a tomársela en serio.