por Antonio López-Peláez

Mientras el arte aspire a representar la realidad, todo va bien. Los problemas empiezan cuando se empeña en rivalizar con ella.