por Antonio López-Peláez

La vida es un fenómeno puramente accidental sin propósito alguno. En cuanto a su sentido, no tiene más que el que nosotros, como individuos, seamos capaces de elaborar por nuestros propios medios.