por Antonio López-Peláez

Aristóteles, sobre la ira:

Todos podemos enfadarnos; es cosa fácil. Pero hacerlo con la persona adecuada, en la medida precisa, en el momento oportuno y con un propósito justo, así como de la forma correcta… Eso no resulta sencillo ni está al alcance de cualquiera.