por Antonio López-Peláez

La memoria miente, ciertamente. Pero los recuerdos son más necesarios que la verdad.