por Antonio López-Peláez

De todos los lemas de los jesuitas, el más siniestro es el que reza: Déjame a un niño hasta los siete años y te devolveré a un hombre.