por Antonio López-Peláez

En lo que se refiere a mis personajes, lo que verdaderamente les define no es quiénes son sino qué quieren. Al menos en eso nadie podrá negar que se parecen a las personas de carne y hueso.