por Antonio López-Peláez

Del corpus de derecho canónico de Graciano:

Una y otra vez, por la vil astucia de la usura, el oro engendra oro. No hay satisfacción; jamás habrá fin para el avaro.