por Antonio López-Peláez

La elegancia al escribir es algo intangible que pasa inadvertido cuando está presente pero se echa dolorosamente de menos cuando falta. De ahí que el común de los escritores la aborrezca. Yo más que ningún otro.