por Antonio López-Peláez

El enemigo del laicismo no es la religión, sino el clericalismo. Esto es algo sencillo y fácil de entender para todo el mundo, a excepción de los laicistas.