por Antonio López-Peláez

Nuestra mente produce sin interrupción un torrente de alucinaciones absolutamente vívidas que sólo consideramos como tales cuando no encajan del todo con lo que esperamos percibir. La capacidad de predicción, pues, es lo que en última instancia configura nuestra noción de realidad. Lo cual no deja de resultar inquietante. Como poco.