mercancía en desuso

Mes: marzo, 2014

En la tradición confuciana, los aristócratas encargados de hacer funcionar la administración imperial carecían por completo de conocimientos de carácter técnico. “Un caballero”, había sentenciado el maestro, “no es un instrumento.” Así pues, estaban versados únicamente en caligrafía, música, poesía y el denominado li, el código de normas de corrección ritual. Más que suficiente para hacer durar mil años el imperio más extenso y poderoso de la tierra.

Hay escritores a quienes les cuesta Dios y ayuda expresarse de un modo mínimamente coherente. Y, como las desgracias nunca vienen solas, no sólo rehúsan molestarse en disimular sus esfuerzos, sino que se permiten exhibirlos a las claras como si supusieran un mérito añadido. Son casos sin remedio que indefectiblemente acaban llegando a lo más alto.