por Antonio López-Peláez

Cuando un artista despotrica contra un museo con el suficiente ingenio, bilis y perseverancia, es más que probable que consiga acabar exponiendo en él. Incluso si pinta bien.