por Antonio López-Peláez

Conviene desconfiar de quienes han llegado lejos a base de esfuerzo y sacrificio. Si te exiges mucho en un determinado terreno inevitablemente acabas por exigirte demasiado poco en todos los demás.