por Antonio López-Peláez

Hay quien se queja del carácter efímero de las corrientes artísticas. A mí es lo único que me las hace mínimamente soportables.