por Antonio López-Peláez

Es falso que una mentira repetida cien veces se convierta finalmente en verdad. A modo de ejemplo, véase la frase La buena literatura siempre acaba por encontrar a sus lectores.