por Antonio López-Peláez

Resulta en verdad patético ver a tantos buenos escritores intentando desesperadamente hacer que el sexo parezca interesante. No aprenden.