por Antonio López-Peláez

Nada delata más a quien carece de talento que el afán por quitarle importancia al virtuosismo técnico.