por Antonio López-Peláez

Para apuntalar un régimen totalitario resulta imprescindible contar con un ejército de burócratas y otro de sicarios. Lamentablemente, jamás ha habido escasez de voluntarios para ninguna de las dos tareas.