por Antonio López-Peláez

Quienes necesitan de Dios para justificar sus valores harían bien en cambiarlos por otros.