por Antonio López-Peláez

Las cosas tienden, por su propia naturaleza, a salir mal. Cuando salen bien es por una combinación de esfuerzo agotador y pura suerte que se da muy raramente. Razón más que suficiente para dosificar los intentos.