por Antonio López-Peláez

La conciencia es una maquinaria cuya función primordial es percibir el transcurso del tiempo. Todas las demás tareas que desempeña son secundarias, cuando no irrelevantes.