por Antonio López-Peláez

La realidad está hasta tal punto despojada de todo valor artístico que, en ocasiones, puede incluso llegar a parecerse a esas lamentables novelas que pretenden reflejar la realidad.