por Antonio López-Peláez

Últimamente se han puesto de moda los talleres literarios infantiles. Una idea estúpida con resultados perfectamente predecibles: los niños escriben tan mal como los adultos. A veces -doy fe- incluso peor.