por Antonio López-Peláez

Hay cierta clase de personas que no ponen mayor empeño en hacer las cosas bien, pero se preocupan muy mucho de no hacerlas mal. Ésas son las verdaderamente imprescindibles.