por Antonio López-Peláez

Desde que los escritores dejaron de preocuparse por utilizar el lenguaje de manera inteligible, son los historiadores los únicos que, dentro de sus posibilidades, siguen tomándose esa clase de molestia. También en eso vamos degenerando.