por Antonio López-Peláez

El yo consciente tiene acceso a una parte ínfima de la actividad cerebral, y sin embargo se las arregla, mal que bien, para crear la ilusión de que es él quien está al mando y toma las decisiones. Todo un logro por el que nunca estaremos lo suficientemente agradecidos.