por Antonio López-Peláez

No hay desastre que no pueda empeorarse con la intervención de un clérigo.