por Antonio López-Peláez

Cuando por fin dejes de intentar hacer lo que debes y te conformes simplemente con hacer lo que puedes, sentirás un alivio inmenso. Y habrás empezado a morirte.