por Antonio López-Peláez

La función de las cerraduras no es proteger las viviendas contra los ladrones. Cualquier ladrón que conozca su oficio puede forzar una cerradura. Su único propósito es disuadir a la gran cantidad de personas honestas incapaces de resistir la tentación que supone una puerta abierta.