por Antonio López-Peláez

El ansia de volverse perfecto acaba derivando, a fuerza de fracasos, en ansia de volver perfectos a los demás. Y ahí es donde empiezan los problemas.