mercancía en desuso

Mes: mayo, 2013

No hay desastre que no pueda empeorarse con la intervención de un clérigo.

Cuando por fin dejes de intentar hacer lo que debes y te conformes simplemente con hacer lo que puedes, sentirás un alivio inmenso. Y habrás empezado a morirte.

La función de las cerraduras no es proteger las viviendas contra los ladrones. Cualquier ladrón que conozca su oficio puede forzar una cerradura. Su único propósito es disuadir a la gran cantidad de personas honestas incapaces de resistir la tentación que supone una puerta abierta.

Lo que sigue son los sesenta y siete comportamientos e instituciones sociales compartidos por todas y cada una de las sociedades humanas, tal y como se compilaron en el estudio clásico de 1945 de George P. Murdock, Outline of Cultural Materials:

Hábitos de limpieza, adivinación, adornos corporales, alojamiento, arte decorativo, bromas, elaboración de calendarios, cirugía, cocina, comercio, concepto del alma, intercambio de regalos, predicción del clima, cortejo, cosmología, hábitos de la pubertad, hábitos del embarazo, cuidados postnatales, curación por la fe, danza, exhibiciones atléticas, derechos de propiedad, diferenciación jerárquica, división del trabajo, educación, elaboración de utensilios, escatología, peinados, ética, normas de etiqueta, conocimientos botánicos, festejos familiares, folklore, gestualidad, gobierno, diferenciación por edades, formación de grupos familiares, higiene corporal, horarios de comida, hospitalidad, interpretación de los sueños, juegos, lenguaje, ley, magia, matrimonio, medicina, nomenclatura de parentesco, nombres propios, obsetricia, organización de la comunidad, política demográfica, producción de fuego, invocación a seres sobrenaturales, reglas de herencia, reglas de residencia, restricciones sexuales, ritos funerarios, rituales religiosos, saludos, sanciones penales, supersticiones asociadas a la suerte, tabúes alimentarios, tabúes de incesto, producción de telas y tejidos, trabajo cooperativo e intercambio de visitas.

El ansia de volverse perfecto acaba derivando, a fuerza de fracasos, en ansia de volver perfectos a los demás. Y ahí es donde empiezan los problemas.