por Antonio López-Peláez

…y volviendo al hecho de que las palabras importan: nadie sabe lo que realmente quiere hasta que no se oye a sí mismo decirlo en voz alta.