por Antonio López-Peláez

El motivo de que alguien tan poco dispuesto como yo haya acabado convirtiéndose en un entusiasta del trabajo es simplemente lo fastidioso y agotador que me resulta divertirme. Triste pero cierto.