por Antonio López-Peláez

Como a Walter Pater, a mí tampoco me gusta que me llamen hedonista. Causa una mala impresión en toda esa gente que no sabe griego.