por Antonio López-Peláez

Si aspiras a convertirte en una buena persona, preocúpate antes que nada de hacer el bien. Pero después no dejes de asegurarte de que se sepa.