por Antonio López-Peláez

El peso de la tradición sólo ahoga a quienes carecen de talento.