por Antonio López-Peláez

Si algo enseña Hamlet es que las palabras importan. Hasta el punto de que, cuando uno escucha con atención su propio discurso, cambia a medida que habla tanto en su forma de pensar como de actuar. No hace falta decir que para mal.