por Antonio López-Peláez

Cuando el dolor físico se vuelve familiar todo lo demás se vuelve extraño.