por Antonio López-Peláez

No tengo nada contra las personas con vida interior, excepto cuando se empeñan en escribir sobre ella.