por Antonio López-Peláez

Las fantasías de violencia revolucionaria son el refugio más habitual de aquéllos que se sienten impotentes para cambiar de manera efectiva nada de los que les rodea. De ahí su éxito entre los intelectuales de todas las épocas.