por Antonio López-Peláez

Ver a un escritor de talento fingiendo trabajosamente ingenuidad y torpeza es un triste espectáculo muy propio de estos tiempos echados a perder.